Domingo, Octubre 25, 2020
Inicio Opinión UNA NACIÓN AGRADECIDA

UNA NACIÓN AGRADECIDA

Hay muchas instancias que se construyen para comprender la vida política de los jóvenes, sus mensajes, valores y costumbres. Donde se haga énfasis, el argumento de fondo suele ser común. La gran mayoría de los jóvenes parece relacionarse con el mundo de la política de una forma  distante y desconfiada, encerrados  en una prisión de rígida institucionalidad mal entendida y corrupta. De la metáfora tan utilizada actualmente para referirse a la Juventud, aquella del joven desorientado que negocia su propio camino entre oportunidades y riesgos pasamos al terreno de lo político; a involucrarnos con la imagen de un joven que asume pasivamente un universo de significaciones negativas y pesimistas.

De este escenario se escaparía una pequeña minoría que no sucumbe al discurso idealizado que nace de estar alejado del frente de batalla. Hay una minoría que escogió actuar; atreviéndose a trabajar en medio de las fieras. Jóvenes que decidieron cumplir con el llamado cívico de una nación desesperada, un llamado difícil de contestar; sobre todo si de por medio existe  un mar de intereses oscuros y traiciones de antiguos poderes que desean mantener el status quo del fracaso y la podredumbre. Entre estos jóvenes podemos citar al vicepresidente Otto Sonneholzner y al Gobernador del Guayas Pedro Pablo Duart.

Me atrevo a citar sus nombres en este momento, al sentir pasar las horas más sombrías de la pandemia y se revelan los nombres de hombres y mujeres que ofendieron al país con su descaro, protegidos por el poder más escabroso. Es momento de transmitir y construir la esperanza; cimentada en la figura de políticos jóvenes que no se mancharon, a quienes no se les pudo señalar con un dedo acusatorio;  integrantes de una juventud que persigue los valores morales de sus antecesores, que en 1810, 1820, 1895, 1944 y 1979, no temieron a asumir su rol de ser la imagen de la reserva moral de la nación. Jóvenes semilleros de la esperanza; sin temor de cargar sobre sus espaldas el peso del devenir de la historia. A ellos y a la juventud anónima con anhelos de trabajar por una sociedad que despierta luego de una larga pesadilla; les damos las gracias en nombre de un país entero.

IMPORTANTE

Las opiniones expresadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente corresponden a la posición editorial de Infograma, ni representan las posturas individuales de sus participantes.

Revisa más en Políticas y Términos de Condiciones

Fernando Insúa
Fernando Insúa
Fernando Xavier Insua Romero (Guayaquil, 15 de octubre de 1988) es un periodista, artista plástico y gestor cultural ecuatoriano.

Más Popular

SIN IMPUESTOS NO HAY REINO NI DEMOCRACIA

Es indudable que la violencia produce desequilibrios en la sociedad. Una sociedad que mira con indiferencia los problemas sociales, no solo queda estacionada en la indiferencia, sino que también está atrapada en una irresponsabilidad odiosa, que la deja ubicada en un onanismo estéril y en una felicidad mal sana, donde el marco de la pobreza va fermentado más bacterias para destruir la comodidad de esa burbuja social.

LA DINÁMICA POLÍTICA ECUATORIANA

La dinámica de un Sistema Político Democrático, es en esencia inestabilidad en busca de equilibrio, que se notan más sus desbalances cuando la evolución de los Partidos es muy pobre, y la sociedad observa enfrentamientos viscerales entre los criterios de los caudillos sin la participación confrontativa o concertadora de las ideas discernidas entre los miembros de los partidos y la ciudadanía.

NUESTRA PATRIA Y SUS CLANES

En el Ecuador, el canto pasional y facineroso sigue avanzando, difícilmente alguien lo detendrá ya que no existe poder moral institucional o persona con autoridad de tal género que lo detenga.

JUSTICIA A LA ECUATORIANA

En la política, entre la Partidocracia y Fachismos como el Velasquismo o el Correismo, quien tiene el poder cooptado será “Juez y Fiscal”, “acusado y acusador”, “hechor y demandante”, integrará el juzgado, y así él o ellos podrán anular el pasado y llevarse el presente y regocijosos terminarán diciendo: ¡Carajo, para eso es el poder!

Comentarios recientes

Aquí también escribe

Benyamira Rosales
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
Daniel Ochoa
45 Publicaciones0 COMENTARIOS
Fernando Insúa
18 Publicaciones0 COMENTARIOS
Gabriela Serrano
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
Jorge Franco
14 Publicaciones0 COMENTARIOS
La Lechuza
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
Leyla Guevara
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
Nicolás Brito Grandes
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ramón Sonnenholzner
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
VOZ CIUDADANA
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ximena Arzube
3 Publicaciones0 COMENTARIOS